HIJA, TE QUIERO LIBRE

Hay mamás que sienten que pierden su identidad cuando sus hijas/os salen del nido por lo que necesitan volver a reencontrase consigo mismas y con aquello que da sentido a sus vidas. ¿Os imagináis que existiera un doctor especializado en estos temas? ¿Y si, para pasar un duelo, solo hicieran falta las lágrimas?

124367a8a9a10a11a12a13141516171819202122a copia

(de un cómic original de 2014)

NO DEJAMOS NUNCA DE QUERER

Como bebés, no dejamos nunca de querer a nuestras madres. Nuestro cuerpo es consciente de que, a través de ellas, se nos ha dado la vida y hemos visto el mundo según sus propias percepciones.

Como niños, no dejamos nunca de querer a nuestras madres ya sean éstas bellas o feas, felices o depresivas, apagadas o entusiastas.

Como adolescentes, no dejamos nunca de querer a nuestras madres; se lo expresemos con cariño o rebeldía, con simpatía o antipatía, con calor o con dolor.

Como adultos, no dejamos nunca de querer a nuestras madres, seamos iguales o diferentes, vivamos juntos o separados, compartamos las mismas opiniones o no.

Como adultos despiertos y diferenciados de su propia madre; permitimos que ellas sigan su camino, aprendemos a crear nosotros el nuestro, nos hacemos generadores de vida redescubriendo nuestra propia capacidad creativa y nos enraizamos en unas raíces propias que son diferentes a las de ella; y así, al igual que en todas las etapas de nuestra vida, no dejamos nunca de querer a nuestras madres.

image

Ilustración personal