ESCUCHA

Algo que creo que ocurre en esta sociedad es que estamos enfermos de tanto hablar y tan poco sentir. No conseguimos estar cómodos cuando estamos en silencio junto a alguien e irrumpimos con alguna palabra cuando nuestra mirada coincide por más de tres segundos con la de otra persona. Hemos perdido la verdadera conexión entre nosotros: las miradas sinceras, el contacto físico… y hemos perdido la conexión con lo que ocurre en nuestro interior. Nos da miedo abrir los ojos y encontrarnos a quien, verdaderamente, tenemos enfrente así como también, nos da miedo cerrar los ojos y ver quienes somos nosotros en realidad.

Por este motivo, comparto estos vídeos. Con la intención de provocar un espacio de tranquilidad y vacío en cada persona que se entregue de lleno a verlos. Cada vez que cerramos los ojos, hacemos que éstos se limpien por dentro y vean mucho mejor. Cada vez que honramos el vacío que hay en nuestro interior por medio del silencio, creamos tierra fértil que hace que, a través de nosotros, surjan acciones llenas de sentido y significado.

Si no honramos al silencio y al vacío que somos, si no somos capaces de conectarnos con la verdad que vive en nuestro interior, las acciones que llevemos a cabo estarán faltas de raíz y sentido; nos convertiremos todos en verdaderos autómatas.

Mira dentro.

EL MUNDO

Si enciendes la televisión, escuchas la radio o abres un periódico, descubrirás que vives en un mundo despiadado en el que vive gente en la que no se puede confiar.

Sin embargo, si abres tus ojos a la gente cercana que te rodea y observas su manera de actuar, descubrirás que en el mundo hay mucha más bondad, compañerismo, altruismo y cariño que el que se comunica en estos medios.

Los medios de comunicación buscan llenarte la cabeza de problemas en los que pensar y hacerte creer que vives en un mundo escaso de recursos y lleno de catástrofes de las que tienes que intentar salir ileso.

A la gente que quiere dominar, no le interesa que tengas la mente clara. No le interesa que veas tu propia grandeza, ni que entres en contacto con los recursos de los que sí dispones, ni que te des cuenta de que puedes CONFIAR y colaborar con otras personas. Ellos quieren hacerte creer que ellos son tu ÚNICA salvación en este mundo “lleno de problemas”.

Pero no, ellos no son tus salvadores. Ellos no tienen ninguna respuesta. La respuesta la tienes TÚ que eres quien DECIDE en qué tipo de mundo quieres CREER vivir.

Captura de pantalla 2014-11-17 a la(s) 08.39.15

SIMPLE

Hay una frase en inglés que dice “Keep it simple”. Esta frase vendría a ser en español “hazlo de la manera más simple que puedas”, “busca el lado más sencillo de las cosas”, “no te compliques la vida buscando tareas o explicaciones complejas, simplemente ve a lo sencillo”. ¿Quieres ser feliz? ¿Quieres encontrarte bien? Entonces, ve a lo sencillo. Creo que todos nuestros problemas mentales vienen del hecho de que llevamos una vida compleja, alejada de la sencillez. La sencillez para mí es despertarse temprano por la mañana, salir al exterior a recibir al sol, desayunar junto a la naturaleza, realizar un trabajo sencillo que alegre a mi corazón, rodearme de gente que valora lo mismo que yo: lo sencillo, lo simple, lo puro, lo que no ha sido alterado por el hombre. Los ríos, las montañas, la comida orgánica, la tierra, las sonrisas, la brisa,… El ser humano es la naturaleza en sí mismo. El ser humano no quiere nada más que la sencillez de un abrazo amigo o la simpleza de una puesta de sol. Todo lo demás, todo aquello que es complejo y que creemos que queremos es, precisamente, lo que nos sobra.

SILENCIO

Las palabras no me sirven. En ocasiones me acercan a las personas. Ahora no me sirven.

El silencio, ¡cuantísimo lo aprecio!

Ruido.

Soledad.

Incomprensión.

Silencio, solo quiero estar en silencio. Ojalá tú también pudieras.

En el silencio puedo mirarte tranquilamente a los ojos. En el silencio siento tu energía bailar a nuestro alrededor. En silencio mi respiración se une a la respiración del universo.

Ojalá existiera un mundo en silencio. Así, tú podrías decirme cuánto me quieres sin mediar palabra. Así, yo podría pedirte perdón sin utilizar la voz.

Silencio, paz, la cura definitiva. Silencio, cuánto te quiero.

Silencio, en el silencio no hay preguntas. El silencio es la respuesta a la no pregunta. Silencio, ¡qué paz, qué sencillez!

Silencio interno. Calidez en mi interior.

Silencio, no sabía cuantos regalos me traerías.

Silencio, por fin no me das miedo.

Silencio, me abro a ti. Dame tus dones, silencio. Enséñame. Yo no sé nada, solo sé palabras. Silencio, yo no sé nada, solo sé palabras.

Silencio, me entrego. Me entrego, silencio. Me entrego a no saber, me entrego a las no palabras, me entrego a la oscuridad del comienzo de un camino. Me entrego a no saber nada.

Silencio, eres el guía cuando estoy perdida. Silencio, silencio, ojalá pudiera estar siempre en silencio. En silencio interno, en completo silencio.

Observarte, vivir contigo, amarte con mi silencio. Dejarte gritar, saltar, chapotear, enfurruñarte, amar en estados extremos. Dejarte cantar, bailar hasta llegar al éxtasis estando yo a tu lado, en un profundo silencio. Que te muevas y seas libre, que pasees con los pies descalzos sobre la arena, que te sumerjas en las aguas frescas del océano, que escondas la cabeza y abras los ojos a la inmensidad que te rodea. Que descubras los peces de colores, las medusas y las algas verdes. Que nades, que seas libre, que te fundas y te confundas envuelta por la naturaleza. Que vivas, que respires, que seas tú, que yo sea como el agua del mar en la que puedes penetrar dejándote sanar. Que yo sea el agua del mar que haga entrar en tu mente preciosos tesoros marinos, que mi silencio sea tu respuesta, que mi respuesta seas tú. 

Te cruzaste en mi camino

Es increíble y apasionante conectar con los demás, especialmente con aquellas personas que de un día para otro aparecen en tu vida para darte un gran tesoro, el tesoro de mostrar ante ti toda su esencia, grandeza y vulnerabilidad.

Me emociona ver como hay personas que se cruzan en nuestra vida inesperadamente, personas que en el primer momento que las ves te dicen mucho sin necesidad de haber mencionado palabra. Esta gente que nada más presentarse ante ti te proporciona una sensación de “sentirte en casa”, de sentir que estás con alguien igual que tú, de presentir que algo nuevo y único te va a aportar.

Es apasionante ver como hay personas clave que entran en tu vida sigilosamente y que siempre acaban dejando una valiosa huella grabada en tu camino. Debemos estar con los ojos bien abiertos, dicen que el maestro llega siempre que el alumno esté dispuesto y preparado para aprender; y realmente considero que todo aquel que pasa por nuestra vida es un maestro que guarda un gran mensaje para nosotros. No dejes escapar esos mensajes, especialmente si quien los trae tiene ese brillo inexplicable en sus ojos que, sin haber necesitado palabras, solo tú has podido apreciar.