HOMBRES DE CORAZÓN

Detrás de un hombre violento, hay un niño que no pudo llorar, pedir todo el amor que necesitaba ni ver su vulnerabilidad reconocida y aceptada por los demás.

Asegúrate de educar a los niños de tal forma que su masculinidad no esté ligada a la negación de sus emociones. Los niños necesitan llorar tanto como las niñas y son igual de sensibles que ellas.

No necesitamos en esta sociedad a hombres insensibles sino a hombres de corazón, capaces de expresar sus emociones y de comprender las de los demás.

Por tanto, la próxima vez que veas a un niño llorar, no le pidas que deje de hacerlo sino que dale el espacio, el sostén y la escucha para que exteriorice todo aquello que esté sintiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s